La confusión

Desgraciadamente se suelen asociar comportamientos caninos al hecho de que el perro esté educado o no, cuando realmente una cosa y la otra no tienen por qué ir unidas.

Y digo esto porque es demasiado frecuente oír comentarios como “el perro está muy bien” después de haber sufrido unas cuantas sesiones de, vamos a decirlo sin ofender a nadie, “trato brusco”.

beagle-perro-triste-muro-236194

Algunas de las conductas que puede realizar un perro y que se ven asociadas directamente a su educación, lo estén o no, son por ejemplo:

Sigue leyendo “La confusión”

Anuncios

De la posesión a la convivencia

Siempre me refiero a los humanos que conviven con un perro como propietarios, dueños, o amos, denotando en todos los casos una característica de posesión hacia el perro, con lo que, de alguna manera, estaría certificando eso de que “los perros son cosas”.2.jpg

Cada vez más, se está cambiando la manera de calificar la posición del humano respecto al perro a una más real, el perro es tuyo, pero no es una cosa. También es tuyo un hijo y no te llamas su propietario ni su amo. Sigue leyendo “De la posesión a la convivencia”

La dominancia – capítulo (n+1)

Cuando algunas personas me describen a sus perros como dominantes mi reacción inmediata es preguntar por qué dicen que su perro es dominante, qué hace el perro para que ellos digan que es dominante.

1524989_413509235447948_569966836_n.jpg

Una vez acabada la explicación de las conductas que les llevan a pensar eso, mi respuesta suele ser: tu perro no es dominante, tu perro es exigente, tu perro es un abusón, tu perro es inseguro,…, a lo que las personas suelen contestar con un: Bueno, es lo mismo… Sigue leyendo “La dominancia – capítulo (n+1)”

La “suerte” del perro de ciudad

Lo que les suele pasar a perros que viven en ciudad es realmente mala suerte. Es muy bonito pensar en que los perros deben ir siempre sueltos y hacer de lo que son, perros, pero esto en las ciudades no es posible (si actuamos de manera responsable) por dos razones, el peligro para el perro y la convivencia con los demás ciudadanos, y ya no hablo de las multas.

Un perro que vive en ciudad se debe adaptar al estilo de vida de su familia (y la familia al hecho de tener un perro). Trabajo, aficiones, hijos,… nos quitan tiempo a lo largo del día. El perro permanece en casa, normalmente solo, esperando que le llegue la hora de salir a la calle con su propietario, la hora de poder hacer de perro.

perro aburrido.jpg

A veces, por desgracia, ese tiempo que el perro debería disfrutar de hacer de perro, de cubrir sus necesidades mentales, físicas, sociales, etc…, no existe. Y no existe básicamente por una razón (no voy a entrar en perros que se pasan la vida en su casa, lamentable), porque el propietario no deja al perro ser perro en la única pequeña fracción del día en que podría serlo.

Sigue leyendo “La “suerte” del perro de ciudad”

El respeto de nuestro perro

Muchos propietarios quieren que sus perros les respeten, y lo exigen. Esta exigencia de respeto, en muchos casos, se traduce en gritos, golpes, toquecitos, patadas, sumisiones forzosas, y en empezar con el uso de herramientas de castigo, evidentemente dañinas para el perro, tanto física como psicológicamente. Herramientas que tanto he enumerado otras veces, como collares de ahorque o estrangulación, collares eléctricos,… Y alguna otra lindeza que hay por ahí, muestra de la capacidad humana para hacer daño y disfrutar con ello.

perro-muerde-al-adiestrador-de-p Sigue leyendo “El respeto de nuestro perro”

El vínculo emocional con nuestros perros no es algo meramente actual

Muchas veces, el argumento sobre cómo empezó la relación entre perros y humanos, pone a los canes en un simple servicio, una herramienta más, para la caza, el pastoreo, la vigilancia,…, pero recientemente se han encontrado huesos de dos perros junto a los de dos humanos en una tumba, en Bonn, datada en unos 14000 años.

carta-a-mi-perro-por-san-valentin.jpg Sigue leyendo “El vínculo emocional con nuestros perros no es algo meramente actual”

Too much love will kill you

Como dice la canción: “Demasiado amor te matará”

Ya escribí en otros artículos (léase: la felicidad de los perros y la felicidad del perro 2.0), que una de las necesidades de nuestros perros es recibir amor, cariño,…, llamadlo como queráis. Ahora bien, una cosa es una cosa y otra cosa es otra cosa. No debemos confundir lo que tenemos, es decir, un perro, y tenemos que tratarlo como tal, como lo que es, un ser emocional, complejo y con sus necesidades como individuo.

No tenemos delante a un niño, ni a un peluche, ni a un terapeuta sobre el que descargar nuestras necesidades emocionales.

peluche-termico-cachorro-perro

Sigue leyendo “Too much love will kill you”

Blog de WordPress.com.

Subir ↑