Los 3 Pilares de la Rehabilitación Canina

En algo que puede llegar a ser tan complejo como una rehabilitación, ya sea por miedos, conductas agresivas, o cualquier otra conducta compleja que se pueda presentar, bajo mi punto de vista, hay tres pilares, tres componentes esenciales, necesarios, que nunca deben fallar. Estos pilares son, el educador, la familia del perro, y el propio perro.

los 3 pilares.jpg

Cada uno de ellos tiene su parte de responsabilidad en la rehabilitación, aunque no va a ser a partes iguales.

El educador

Adiestrador perros Reus 52

El educador canino es el inicio de la solución al problema tras ser contactado por la familia del can. Por tanto, es esencial que el diagnóstico sea correcto y que a partir de ahí se marquen estrategias, adecuadas a cada caso, para la rehabilitación. Para ello el educador debe ser un buen profesional, un profesional de nueva generación.

  • ¿Por qué?: Es esencial que el educador vea el porqué de la conducta, ya que es por donde hay que empezar a trabajar; de nada sirve trabajar en las consecuencias de un problema. Por ejemplo, si el perro ladra, no nos centraremos en que no ladre, sino en el por qué ladra; trabajando en el origen del problema solucionaremos la consecuencia. Exactamente igual que haríamos con un bebé que llora; no le daríamos una bofetada para que callará, intentaríamos saber por qué llora.
  • Pautas: El educador, a partir de lo observado, marca unas pautas que la familia del can (todos) deberán seguir. Estas pautas pueden tener varios objetivos, pero normalmente son:
    • Mejorar la relación familia-perro
    • Mejorar el bienestar del perro
    • Iniciar procesos que ayuden a la rehabilitación de la conducta problemática
  • Comunicación: Parte de esta rehabilitación es que haya una comunicación clara entre el can y su familia. Esto no quiere decir que antes no la hubiera, pero seguramente ninguna de las partes entendía a la otra, por tanto, el intento de comunicación era en vano, o perjudicial. El educador debe intentar que esa comunicación fluya correctamente, y evidentemente, que sirva para mejorar la convivencia. Esta parte entraría dentro de las pautas, pero como la considero muy importante la pongo también por separado.

La Familia del perro

latinosperrosfamilia-16c1618a4c4ee2e1f8916d516002e677-1200x800.jpg

El segundo pilar, y me atrevería a decir que el más importante, es la familia del perro. Vamos a entender por familia a cualquier persona o personas que estén a cargo del perro en el momento de la rehabilitación, sea familia de acogida, personas responsables, familia de adopción, etc…

Si hasta ese momento había un problema, y la familia no cambia su manera de comunicarse, de actuar, y de entender al perro, no va a haber ninguna rehabilitación posible. El educador está un tiempo mínimo en comparación con el que la familia está con su mascota. Por tanto, la familia pasa a tener una serie de responsabilidades:

  • Ejecutar las pautas marcadas por el educador. Esto no es tan sencillo como parece porque a veces hay implícitos una serie de cambios, que son difíciles de llevar a cabo (cambio de rutinas), y a veces casi imposibles, porque el educador intenta conseguir las condiciones ideales para la rehabilitación del perro, pero claro, hay cosas que no se pueden controlar, sobretodo del entorno, por eso hay que adaptarse, con ayuda del educador y en la medida de lo posible, para intentar tener las condiciones más favorables posibles.
  • Cambiar el entorno. A veces, según el problema, es necesario cambiar el hábitat del perro. La implicación de la familia en esto es imperativa. Por ejemplo, poner un simple vinilo en una ventana puede resultar de gran ayuda para según qué problema, pero si la familia se niega rotundamente a estos cambios todo resultará más difícil.
  • Cambiar la manera de comunicarse con su perro. Me repito, pero esto es algo esencial. Se acostumbra a tratar a perros desde la dominancia, con todo lo negativo que ello conlleva. Este cambio no es instantáneo, pero hay que hacerlo poco a poco.
  • Entender al perro. Conocer la comunicación canina y entender lo que el perro nos está diciendo es esencial para que la convivencia mejore. La familia debe empezar a escuchar, empatizar y respetar a su perro. Esto no quiere decir que el perro pase a hacer lo que le dé la gana. La convivencia sigue existiendo, y con sus normas, pero la diferencia va a ser en cómo éstas se van a explicar y ejecutar.
  • Cubrir las necesidades del perro. En casi el 100% de los casos que me llegan, los perros no tienen completamente cubiertas sus necesidades. La familia debe comprometerse a mejorar la alimentación, los paseos, el material usado, la estimulación, los juegos, su espacio,… Si tenemos sus necesidades cubiertas es muy probable que el perro esté más tranquilo y feliz, y por tanto, que sea más fácil y rápido que nos entienda cuando le expliquemos algo.

El perro

Adiestrador perros Reus 56

El perro es el pilar con menos responsabilidad en la rehabilitación, pero no menos importante. Si los otros dos no trabajan enfocados en él la rehabilitación no va a ser fructuosa. Evidentemente el perro, según sus capacidades y su estado emocional va a asimilar lo que se le explique más o menos rápido. La capacidad del perro es la que es, pero el estado emocional es lo que van a tener que trabajar, educador y familia, para que el aprendizaje sea posible.

Es necesaria una evaluación continua por parte del educador para valorar si la terapia está funcionando, si hay que modificar algo, o si hay que cambiar de enfoque, pero siempre partiendo de que la familia cumple con su parte.

Por tanto, la solidez del “pilar perro” depende directamente de que los pilares educador y familia desempeñen correctamente sus respectivas partes.

Adiestrador perros Reus 49

Dicho esto, he de decir que en la inmensa mayoría de los casos en los que la familia se implica la rehabilitación llega a buen puerto. Y en la inmensa mayoría de los casos en los que no hay implicación por parte de la familia, no se produce ninguna rehabilitación.

Por mucho que lo vendan así por la televisión, no existen los milagros, existe el trabajo.

En VicLis os ofrecemos asesoría y acompañamiento. Trabajamos en el origen del problema, no en su consecuencia. Buscamos soluciones, no ponemos parches, porque inhibir una conducta no es solucionarla.

VicLis Adiestrador y Educador Canino Profesional
Adiestramiento Canino para una buena convivencia

Reus (Tarragona)

Anuncios

2 comentarios sobre “Los 3 Pilares de la Rehabilitación Canina

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: